Fotografías Literarias

Postales sobre los Viajes, Laura Sofía Rivero

Quería tomarme la libertad, ya que la arquitectura ha estado en una breve pausa, de anunciarles un nuevo descubrimiento literario: la postal. Un equivalente pertinente sería descubrir una tipología arquitectónica, así porque sí (como si fuera posible). Siéndoles sincero, más que un descubrimiento es sencillamente una casualidad, y creo con el corazón en que al azar se le llama, con insistencia y a pesar de su silencio. Cuando digo que descubrí la postal, digo que la conocí. Antes de este momento existía como un símbolo, fotografías que coleccionas de tus viajes y regalas, más que de las líneas que puedas rellenar con tus palabras. Recuerdo unas últimas con dedicatoria, que, aunque no lo haga usualmente, pasa.

Las conocí, irónicamente sin esa simbología que les atribuimos, ese pedazo de papel rígido, rectangular o cuadrado, con sus líneas vacías y en la cara opuesta, la imagen. La casualidad vino de una aventura, como es ahora medio leer, ver u hojear el interminable «muro» de noticias y sucesos de nuestras redes sociales. La fortuna me hizo coincidir con una autora mexicana a la que ya había comentado, Laura Sofía Rivero Cisneros y una compilación suya de cinco postales. Una fortuna alentada; suscribirme a su útil lista automática de correo culminó en estar aquí sentado escribiéndoles, así que en algo bueno resultó. Es fácil reconocer cuando las frases, la misma historia fluye con naturalidad, no hace falta que lo diga dos veces una vez lo lean. Les pudiera reseñar o comentar sus temas o la viveza de la poética, pero saben que prefiero recalcar en lo sencillo que es disfrutar de una buena lectura.

Fotografía de autoría propia.

El espacio de tiempo entre este y el último artículo del blog es equivalente a la dificultad con la que ahora les platico de este recuerdo. Un recuerdo que lleva ya un par de semanas cocinándose, pero recién hoy pude reescribir y pulir más a mi gusto. El párrafo que sustituí ya pecaba un poco, no sabría decirles de qué, pero lo hacía. En este momento sólo acudo a la vaga imagen de haberlas leído, a mi insistencia porque lo hagan también y la necesidad por venerar esta forma literaria. La postal es curiosa… aunque ese adjetivo represente más mi confusión para explicar las razones para serlo. Ella misma es una mescolanza de imagen, palabras, viajes y deseos por firmar un momento en un papel. Una forma expresiva del propio viaje, corta, instantánea, rápida y muy simbólica. Una fotografía literaria. La que les comparto está aún incompleta, ya sellada de por vida, quizá. Aunque quien sabe ¿no? ¿es más una postal de su imagen que de su propia capacidad para capturar un momento? 

El Errante

Deja un comentario