Geografía de Lacaton & Vassal

La categoría de «actualidad» no entra precisamente en la ideal definición de este blog… en ese contexto, nunca es tarde. Me he guardado un poco para escribir sobre el más reciente Pritzker, a sabiendas que a mayor tardanza más se dice, y decenas de días después de este tsunami, llega una opinión más. No se confundan, pues no pretendo puramente distinguirme y autoproclamarme opinión única, aunque si que deseo que hacia allá se dirija. El despacho francés Lacaton & Vassal es el cuadragésimo cuarto merecedor del codiciado Pritzker. En los titulares ya abundan las palabras «reciclaje» o «ahorro»; acercamientos suficientemente precisos para describir su obra de metales, ligerezas, translucidez (que no transparencia) y añadiduras.

Sitio de Creación Contemporánea, Palais de Tokyo, París, por Lacaton & Vassal [Fotografía por Philippe Ruault]

Casi al instante, y a causa de la línea que sigue el blog, vino a mi mente Carlo Scarpa y Venecia. Separados por años, que en el ámbito arquitectónico es apenas un día, puedo encontrar similitudes que ambos pregonan. El interés por la restauración y renovación es por default. Recuerdo a Richard Murphy hablar de la escuela veneciana, sumamente interesada en la geografía del edificio… una obsesión justificada debido a la práctica incesante que requiere mantener una ciudad flotante. Scarpa no era diferente, su obra entera se basa en el juego entre lo existente y lo anterior, en las capas que sumadas forman el edificio habitado. Pudo el italiano construir mucho más que los franceses, sin embargo, el mutuo respeto por lo que está es el concepto arquitectónico con el que su obra destaca.

Sin ahondar más en las divergencias, ambas prácticas encarnan una idea anti-sistema; que, por las palabras del jurado, es la que le terminó otorgando el Pritzker a los franceses. Estos temas no son novedosos; nuestras ciudades se atiborran de edificios abandonados, ruinas y baldíos en sus zonas más urbanas, sino es que ya es así. El que Lacaton & Vassal tengan el sumo respeto por lo que existe, tiene el mismo origen poético de Scarpa, y el delicado toque final de ir en contra del círculo vicioso de construir y deshacer a placer. Superando toda banalidad, su arquitectura se ubica en la genuina experiencia y conveniencia social y ambiental, o al menos, dan un paso significativo en ese objetivo.

El Errante

Sin comentarios