Cubiertas Verticales

Les comparto un proyecto emocionante; una emoción impresa en sus muros, pactado en su misión y motivado en su exultante futuro. Con detenimiento espero poder diseccionárselas, pues hoy me limito a un personaje arquitectónico. Si les hablara en inglés usaría su nombre oficial «ceiling», que traduciré imprecisamente con «cubierta».

Por definición la cubierta suele ser un elemento que en el día a día damos por sentado, mucho más que otros. El cuerpo camina en el suelo, nos recargamos en los muros, vemos a través de las ventanas o atravesamos los umbrales de las puertas; pero la cubierta es regularmente ajena. Coincidentemente, su rol así lo dicta; desde recién construida su relación con el exterior destaca sobre cualquier otra: el clima, un nivel superior habitable o una terraza. A pesar de cuan dominante es esa característica, la casa de ICON, el proyecto del que les hablo, la reescribió sutilmente hacia el interior. En inglés, la palabra «ceiling» describe específicamente la capa interior de una cubierta, la parte que vemos modificada. Cuando en normalidad la cubierta visualmente comienza en la intersección horizontal con el muro, ellos la extienden añadiéndole materialmente una continuidad, por mínima, hacia lo vertical. Las fotografías no me dejarán mentir, la experiencia cambia.

No es el primer lugar que observo que dedica una continuidad material a la cubierta o «ceiling»; es un recurso comprobable, verán que los medios para lograrlo dependerán de la creatividad del diseñador. Puedo asegurarles que mágicamente ese zoclo superior añadido forma un espacio, la delimitación de un lugar distinto, que no caminaremos ni reposaremos en él, sólo nos acompañara silenciosamente. Por si fuera poco, vuelve manipulable y cercano el resto de la habitación. Ahora deja de medir los dos metros cincuenta de altura, y se reduce a unos amigables dos metros, provocando un placentero lugar en miniatura. Y les hablo de la insulsa acción de extender una cubierta ¿ven ahora la importancia de pensarlo?

El Errante

Sin comentarios

Notas de un Sujeto llamado Teoría

La arquitectura tiene una definición borrosa, sumamente difuminada actualmente… su práctica puede diferenciarse con facilidad en un mismo instituto. El movimiento moderno que estudiamos en la escuela es la representación de una unión, un elemento común al que adherirnos si era nuestro interés o contra el que referirnos… ahora sin una referencia, todo se disipa hacia flancos que antes obviábamos. Si pudiera decirlo en otras palabras, la arquitectura de nuestro presente es en un inicio eterno.

La verdad quisiera escribirles de tantas cosas, una marea de emociones que me inunda y que físicamente soy incapaz de liberar al ritmo que me pide. Leí en un artículo de Gary W. Davies (Failed Architecture) una serie de reflexiones que nace de preguntas básicas sobre la vivienda social en masa, paulatinamente aludiendo a las pocas propuestas teóricas del arquitecto actual y concluyendo en preguntas ontológicas que sacuden los cimientos de nuestra disciplina. Encima de todo quedo mudo ante una posible verdad: ¿será cierto que las prácticas arquitectónicas actuales limitan su propuesta teórica? ¿ya no hay argumentos para entrar en la propuesta intelectual o social? ¿ya no hay razones que puedan cimentar referencias para futuros proyectos?

Ya todo se vuelve confuso y excesivamente teórico para esta entrada que apenas roza las doscientos cincuenta palabras. Las preguntas persisten y se las comparto para liberarlas, que interiorizarlas no me brinda mucha tranquilidad. Y les insisto una invitación un tanto implícita, una evaluación personal sobre su veracidad, un reto al más puro estilo de un juego de la verdad. Sin excepciones todos sufrimos de un destino parecido… cada día inundamos nuestros sentidos de información y respuestas breves; sólo entonces entiendo el temor común hacia el sujeto misterioso: la teoría, con su mirada incierta y sus dudas interminables. De su soliloquio solo resultan preguntas aparentemente inservibles y la imposibilidad de actuar, una locura prevenible. Con esos prejuicios la insistencia sigue en pie, pues sólo esa, su mirada, puede entrever un porvenir inesperado y esperanzadoramente más próspero. A llanas palabras, son sus locas ideas las que mueven a la humanidad hacia delante ¿por qué olvidarlo?

El Errante

Sin comentarios